Blog

You are Here Inicio|Blog

The project “Montes de Socios” Elinor Ostrom Award 2017

The project “Montes de Socios” from the Soria Forestry Association, has been awarded the third Elinor Ostrom Award in the ‘practitioners’ category for their work in defence of montes de socios. This award is the highest recognition given worldwide to institutions, administrations or individuals that engage in important work to defend common goods and their governance.

Montes de socios is a common tenure and woodlands governance system typical of north-central Spain.

The award is given to honour the legacy of Nobel laureate economist Elinor Ostrom (1933-2012), who, over the course of 30 years, was able to not only overcome the conceptual confrontation between ‘public’ and ‘private’, recognizing the concept of ‘commons’ and emphasizing its specificity, but also to show that when the management of common goods is done by local communities using clear and democratic governance models, it is much more efficient. This contradicts years of economic tradition in which it was argued that local communities were unable to govern directly their goods in a sustainable way (the tragedy of the commons).

Many of those that today are members of Iniciativa Comunales knew about the project “Montes de Socios” in our first meeting in 2013, in Valdeavellano de Tera, Soria. There, the Soria Forestry Association team kindly host us and presented us their interesting project, directly on the ground. During this almost historic meeting it also took place the VI General Assambly of the ICCA Consortium, an organization working hard on the support and recognition of the areas and territories conserved by local comunities and indigenous peoples (ICCA) all around the wold. In this meeting also was drafted the Declaration of Valdeavellano de Tera, from which, not long after, will come out Iniciativa Comunales as legal organization.

In the case of the Soria Forestry Association, the work done to support the montes de socios has consisted of recovering, visualizing and positioning a collective form of property born as a result of late 19th-century expropriation processes in the 21st century.

The work done by the Soria Forestry Association has also demonstrated one of the great postulates of Elinor Ostrom: when there is good preparation, training and support, communities are able to manage and govern their resources autonomously.

One of the Soria Forestry Association’s most significant innovations in the recovery of this type of forest space is the concept of local community, which forms the basis of this communal status today. This entails a new model, involving the participation of both the few people who still reside in their towns and those who have moved away, but continue to feel an attachment to these places. This rural-urban reconnection is accompanied by a large contingent of individuals attracted to the communal model (while the towns may have fewer than 10 inhabitants, the communes themselves often comprise several hundred people). It also promotes equity and the equal integration of people of all social stripes, including women, young people and groups at risk of marginalization, guaranteeing the very preservation of the commune, its rejuvenation, and enriching the governance model with new views and ways of understanding relationships between people and natural resources, turning these rural spaces into ‘territories of opportunity’.

The work done by the Soria Forestry Association has also demonstrated one of the great postulates of Elinor Ostrom: when there is good preparation, training and support, communities are able to manage and govern their resources autonomously.

Delegates of ICCAs from all arround the world met in 2013 in Valdeavellano de Tera, Soria (Spain), to share knowledge and experiences with the project “Montes de Socios” from the Soria Forestry Association. During the meeting, the ICCA Consortium held its VI General Assembly with the participation of delegates from more than 25 countries.

The work resulting from the montes de socios initiative, especially in contexts of high depopulation, aligns perfectly with another of the maxims of the Nobel laureate by maximizing the importance of human communities, in this case through the juntas gestoras, which become pillars of rural conservation.

Juntas gestora is the montes de socios governance institution.

The fact that the Soria Forestry Association has been recognized with this high international distinction for its work recovering and defending the montes de socios in Spain is significant not only for the montes de socios themselves, but also for all the local and communal governance systems still existing in our country.

As a 21st-century advanced society, we must start thinking about the future that we desire for rural areas. Their disappearance would impoverish our country and create economic, ecological and social problems.

The award ceremony will take place next July in Utrecht (the Netherlands) as part of the XVI Biennial Conference of the International Association for the Study of the Commons.

Today, the montes de socios in Spain occupy an area of approximately 1.5 million hectares, affecting several hundred thousand people. This is only the tip of the iceberg of the communal systems in our country: most pasture lands are communal, inshore fishing is managed by more than 200 traditional fishing guilds (providing 85% of the fishing sector jobs in Spain), hunting societies manage 6.4 million hectares, several thousand traditional irrigation societies still exist, 3,000 common dneighbourhood woodlands can still be found, a significant amount of municipally owned lands retain governance links with their respective neighbourhood societies, etc.

This award, the Nobel Prize for the Defence of the Commons, also reminds us of our ancestors, who were able to recover these lands with great effort and, over generations, preserved the natural heritage that we inherit. From these roots come today’s branches.

 

 

 

Saber más

El proyecto “Montes de Socios” Premio Elinor Ostrom 2017

El proyecto “Montes de Socios” de la Asociación Forestal de Soria, ha sido galardonado con el máximo reconocimiento que a nivel mundial se otorga a instituciones, administraciones o particulares que ejercen una labor relevante de defensa de los comunales y de su gobernanza: el premio Elinor Ostrom.

Muchos de los que hoy formamos parte de iComunales conocimos el proyecto “Montes de Socios” en nuestra primera reunión en 2013, en Valdeavellano de Tera, Soria. Allí el equipo de la Asociación Forestal de Soria nos recibió con los brazos abiertos y nos enseño su interesante proyecto directamente sobre el territorio. Durante ese importante encuentro también tuvo lugar la Asamblea General del ICCA Consortium, una organización que aboga por la defensa y el reconocimiento de las áreas conservadas por comunidades locales en todo el mundo. De ese encuentro también nació la Declaración de Valdeavellano de Tera, que sería el germen que daría lugar, más tarde, a Iniciativa Comunales.

Es el galardón se concede en memoria de la que fue Nobel de Economía, la politóloga estadounidense Dña. Elinor Ostrom (1933-2012), quien con su trabajo a lo largo de 30 años consiguió superar la dicotomía conceptual entre lo público y lo privado, demostrando la importancia y actualidad de los “comunales”. La doctora Ostrom también demostró que cuando la gestión de los comunes es desarrollada por sus propios interesados bajo unas condiciones básicas (por ejemplo, mediante modelos de gobernanza claros y democráticos), esta gestión es mucho más eficiente, contradiciendo así años de tradición económica en los que se venía sosteniendo que las comunidades locales por sí mismas, eran incapaces de gobernar de forma sostenible sus bienes (la tragedia de los comunes).

En el caso de la Asociación Forestal de Soria, el trabajo desarrollado en favor de los montes de socios ha consistido en recuperar, visualizar y posicionar en el siglo XXI una forma colectiva de propiedad nacida a raíz de los procesos desamortizadores de finales del siglo XIX.

El trabajo desarrollado por la Asociación Forestal de Soria ha permitido demostrar uno de los grandes postulados de Elinor Ostrom, constatando que cuando se hace un buen trabajo de preparación, de formación y de acompañamiento, las comunidades son capaces de manejar y gestionar sus recursos de forma autónoma y sostenible.

Una de las grandes innovaciones que la Asociación Forestal de Soria ha aportado con su trabajo de recuperación de este tipo de espacios forestales, es el concepto de comunidad local sobre el que estas fórmulas comunales toman cuerpo en los tiempos actuales, apostando por un nuevo modelo, en el que participasen tanto las personas todavía residentes en los pueblos como las que viven fuera de ellos pero que se sienten vinculadas a los mismos. Este acercamiento rural – urbano, además de aportar un elevado número de efectivos a los modelos comunales (son habituales los pueblos con menos de 10 habitantes pero cuyo comunal está formado por varios cientos de personas) y de favorecer la equidad y la integración igualitaria de todo tipo de perfiles sociales como mujeres, jóvenes o colectivos en riesgos de exclusión, garantiza la propia persistencia del comunal, su rejuvenecimiento, y además enriquece el modelo de gobernanza al aportar diferentes visiones y formas de entender las relaciones entre las personas y los recursos naturales, convirtiendo a los espacios rurales en “territorios de oportunidades”.

El trabajo desarrollado por la Asociación Forestal de Soria también ha permitido demostrar uno de los grandes postulados de Elinor Ostrom, constatando que cuando se hace un buen trabajo de preparación, de formación y de acompañamiento, las comunidades son capaces de manejar y gestionar sus recursos de forma autónoma.

Representantes de tierras comunales de todo el mundo se dieron cita en 2013 en Valdeavellano de Tera, Soria, para conocer el proyecto “Montes de Socios” de la Asociación Forestal de Soria y compartir experiencias y propuestas. El ICCA Consortium (la asociación que los engloba a nivel global) celebró en esta ocasión su VI Asamblea General con la participación de representantes de más de 25 países.

El trabajo conseguido desde la iniciativa “Montes de Socios”, y especialmente en contextos de alta despoblación, se alinea perfectamente con otra de las máximas de la Nobel de economía, al maximizar la importancia de las comunidades humanas, en este caso a través de las Juntas Gestoras, configurándolas en pilares de la conservación del medio rural.

El hecho de que la Asociación Forestal de Soria haya sido reconocida con esta máxima distinción internacional por su trabajo de recuperación y defensa de los montes de socios en España, es una gran noticia no sólo para los montes de socios, sino también para todos los pueblos, sistemas locales y fórmulas comunales todavía vigentes en nuestro país.

Como sociedad avanzada y en pleno siglo XXI tenemos que pararnos a pensar el futuro que queremos proporcionar a las zonas rurales. Consentir su desaparición nos empobrecerá como país, y nos generará un problema en términos económicos, ecológicos y sociales.

La entrega del galardón tendrá lugar el próximo mes de julio en Utrecht (Holanda), en el marco de la XVI Conferencia Internacional de Estudio de los Comunes.

Los montes de socios ocupan hoy en España una superficie aproximada de 1,5 millones de hectáreas afectando a varios cientos de miles de personas. Nuestra realidad es sólo la punta del iceberg de lo que son los modelos comunales en nuestro país: donde la mayor parte de los terrenos de pastos son comunales, donde la pesca de bajura está configurada por más de 200 cofradías, donde las sociedades de cazadores gestionan 6,4 millones de hectáreas, donde aún se mantienen varios miles de sociedades de riego, donde todavía existen 3.000 montes vecinales en mano común, o donde gran parte de los terrenos municipales conservan vínculos de gestión con sus respectivas sociedades vecinales.

La concesión de este galardón, considerado el Nobel de Defensa de los Comunes, hace que necesariamente nos acordemos de nuestros antepasados, quienes con un gran esfuerzo fueron capaces de recuperar estos territorios y, a lo largo de generaciones, conservar el patrimonio natural del que hoy somos depositarios. De aquellas raíces vienen hoy estas ramas.

 

 

 

Saber más

Por una Política Agraria Comunitaria (PAC) más justa, ambientalmente sostenible, saludable y responsable

!Por fin una oportunidad para cambiar la PAC!

Actualmente la PAC está deteriorando nuestro medio ambiente, acabando con la biodiversidad, afectando a la salud pública, y dejando de lado a las pequeñas y medianas explotaciones agrarias y a las comunidades rurales. Por otra parte, no tiene en cuenta las instituciones de gobernanza comunales, promoviendo los pagos directos a título individual. En este contexto no es de extrañar que se den casos de sobreexplotación ante la impotencia de las instituciones comunales: por ejemplo mediante el pago de subvenciones a la ganadería por cabeza de ganado. Más ganado, más dinero.

Entonces, ¿cómo debería ser la nueva PAC?

  • Justa para los agricultores, ganaderos y otros habitantes del medio rural.
  • Ambientalmente sostenible, que proteja elagua, el suelo y el aire, y llene los campos de vida.
  • Saludable, asegurando la calidad de los alimentos y el bienestar de las personas.
  • Responsable con los límites naturales y el desarrollo sostenible en nuestro planeta.

La Comisión Europea acaba de publicar una consulta pública sobre el “futuro de la Política Agraria Común”, que se podrá responder hasta el 2 de Mayo de 2017. En un momento de crisis de la Unión Europea, ¡el cambio es más necesario y posible que nunca!

Es fundamental que el mayor número de ciudadanos y organizaciones, de tantos sectores y rincones como sea posible, aprovechen esta oportunidad única de decirle a la Unión Europea que el sistema de producción y consumo de alimentos no funciona.

Qué podemos hacer para cambiar la PAC

  1. En primer lugar intentar que el mayor número de personas participen en la consulta pública (tú también!), que ha habilitado la Comisión Europea.
  2. Consigue que el mayor número de organizaciones apoyen la campaña para una PAC más justa, ambientalmente sostenible, saludable y responsable. Puedes unir tu organización a la campaña aquí: https://www.living-land.org/ourvision#logos
  3. Comparte la web de la campaña: https://www.living-land.org/spanish/

Desde Iniciativa Comunales ya hemos apoyado la campaña, ¡y os animamos a todos a que hagáis lo mismo!

Saber más

¿Son los montes de utilidad pública de Castilla y León Montes Vecinales en Mano Común?

Compartimos un interesantísimo artículo de opinión sobre los montes de utilidad pública de Castilla y León:

Origen: http://www.calixtoescariz.com/blog/montes-vecinales-mano-comun-castilla-leon/: Montes Vecinales en Mano Común en Castilla y León

Analizamos los montes de utilidad pública en esta región para examinar si podemos hablar de Montes Vecinales en Mano Común en Castilla y León. Si esto fuese así, al igual que ocurrió y ocurre en Galicia, y siempre y cuando se den los requisitos exigidos en la Ley 55/1980 de MVMC, los vecinos de estos montes podrán reclamarlos como suyos, debido a esa imprescriptibilidad de su derecho, siendo por tanto ellos los propietarios y no el Ayuntamiento.

Diferenciación entre Montes comunales y Montes Vecinales en Mano Común

Hay que empezar diferenciando los montes comunales de los MVMC, siendo los Montes Vecinales en Mano Común aquellos que han venido siendo aprovechados por el grupo vecinal de la demarcación territorial en que se halla radicado desde tiempo inmemorial y en régimen de comunidad germánica, es decir, sin especial asignación de cuotas. La propiedad es de naturaleza privada, pertenecen al conjunto de vecinos con residencia habitual en las entidades de población que tradicionalmente lo viniesen aprovechando. Las notas que lo caracterizan de forma consustancial, que son indivisibilidad, inalienabilidad e imprescriptibilidad.

Mientras que los montes comunales tienen como notas comunes a los MVMC que el aprovechamiento pertenece al común de los vecinos, y también son inalienables e imprescriptibles; pero se diferencian en que los montes comunales son bienes de dominio público. Es decir, los montes comunales pertenecen a las entidades locales, y su aprovechamiento corresponde al común de los vecinos.

Evolución histórica

Una vez que está clara la diferencia entre ambos, del examen del contexto histórico se puede apreciar como en el siglo V, de la mano de la invasión de los pueblo germánicos, surge la propiedad comunal, y con la reconquista y repoblación surgieron nuevos aprovechamientos comunes, tanto en Galicia, como en Castilla y León.

Esto es comprobable en la documentación existente en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid, en la cual constan diferentes documentos relativos a Pleitos en toda la CCAA de Castilla y León en los que se observa que los montes eran realmente Montes Vecinales en Mano Común, ya que los mismos cumplían los requisitos exigidos hoy por la Ley, debido a que eran aprovechados por el común de sus vecinos, los cuales tenían la propiedad de los mismos, y también en la documentación existente en el Archivo General de Simancas, en relación al Catastro del Marqués de la Ensenada, que prueba que existían estos montes de aprovechamiento por el común de los vecinos.

Los Montes “El Brezal”, “Folcadura”, “Corralón”, “Cotico Alto y Sierra Alta”, “Espineda”, “Valle Dedoño”, “Verdural”, “Romande”, “Lama Peón y Lamarales”, “Caserón y Piguelos”, “Quemadas y Reguero Lende” son ya reconocidos como Montes Vecinales en Mano Común.

Esto se ha mantuvo así hasta la CE de 1812, a partir de entonces los Ayuntamientos dan comienzo a un proceso de patrimonialización de estos montes vecinales, cambiando su titularidad de vecinal a las nuevas municipalidades creadas en España.

La diferencia fue que, a juicio de Alejandro Nieto García, en Castilla y León estos montes fueron absorbidos por los Ayuntamientos, y en Galicia se mantuvo el vinculo vecinal, sin dejarse dominar por los Ayuntamientos.

Conclusión

A pesar de la diferente solución dada en Galicia y en Castilla y León, esto sería indiferente, ya que gracias a la imprescriptibilidad del derecho reconocida en el art.2 de la Ley de MVMC, el derecho de los vecinos subsiste, pudiendo solicitar la constitución del Jurado Provincial para que realice la clasificación de los mismos como monte vecinal en mano común, atribuyendo la propiedad al grupo vecinal.

Y esta conclusión es así corroborada por los Jurados Provinciales creados en Soria y Zamora, que han dado lugar a la atribución de la propiedad de determinados montes a las agrupaciones vecinales que lo solicitaron.

Y lo anterior se aprecia en la STSJCYL 2159/2014: en la que se reconoce a los Montes “El Brezal”, “Folcadura”, “Corralón”, “Cotico Alto y Sierra Alta”, “Espineda”, “Valle Dedoño”, “Verdural”, “Romande”, “Lama Peón y Lamarales”, “Caserón y Piguelos”, “Quemadas y Reguero Lende” como MVMC.

 

Saber más

La Junta de Castilla y León cede temporalmente terrenos comunales para jóvenes, mujeres y asociaciones

 

La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, firmó este martes la cesión de 600 hectáreas de masas comunes a 35 ayuntamientos, juntas vecinales y entidades locales menores de la provincia de León, correspondientes a las tierras sobrantes de los procesos de concentración parcelaria que se han llevado a cabo. Entre los Ayuntamientos que conforman esta lista se encuentran Igüeña y Noceda. El objetivo de este proceso, según explicó la consejera, es poner esos terrenos a disposición de jóvenes, mujeres y entidades asociadas y así activar la economía de los entornos rurales.

La cesión se produce por un periodo de cinco años en el que las entidades solicitantes podrán arrendar los terrenos, de manera preferente a jóvenes, mujeres o entidades asociativas, y las rentas obtenidas tendrán que destinarse a fines que beneficien a la generalidad de los agricultores de la zona, en especial para la conservación de sus infraestructuras agrarias.

Una vez que concluya el periodo de arrendamiento, las fincas podrán pasar al Banco de Tierras, prorrogarse la situación mediante la formalización de nuevos convenios o adjudicarlas directamente a las entidades municipales o a otras corporaciones como es el caso de las comunidades de regantes. Además de las 35 con las que se ha suscrito el convenio, la consejera apostilló que hay hasta 51 entidades que tienen que hacer las tramitaciones pertinentes para optar a esta iniciativa.

Con estas firmas se cumple el Reglamento de Concentración Parcelaria que prevé la cesión o adjudicación a las entidades locales de las masas comunes de tierras integradas por las fincas sobrantes de las adjudicaciones de los lotes de reemplazo. Estas tierras sobrantes de concentración parcelaria se detraen de la superficie total que se va a concentrar en cada zona para disponer de un fondo de superficie que permita compensar a los beneficiarios de la concentración en caso de necesitar subsanar errores.

Actualmente, en la provincia de León existe una superficie concentrada de 486.858 hectáreas y 119.377 hectáreas reconcentradas, además de que se están iniciando los procesos y trabajando en diez zonas de concentración parcelaria que suman una superficie de concentración de 18.470 hectáreas.

La Consejería de Agricultura y Ganadería tiene contabilizadas en Castilla y León pendientes de tramitar un total de 131 solicitudes de cesión de fincas que constituyen las masas comunes de procesos de concentración parcelaria finalizados por parte de los ayuntamientos, juntas vecinales, entidades locales menores y, excepcionalmente, por algunas comunidades de regantes, y que afectarían en la Comunidad en más de 3.150 hectáreas.

El seguimiento del cumplimiento de las condiciones de los convenios lo llevará a cabo una comisión mixta que se creará para tal fin entre la Junta de Castilla y León y los representantes municipales que han solicitado las masas comunes. Las concentraciones parcelarias aportan importantes beneficios al sector agrario, al demostrar que se gasta entre un 25 y un 30 por ciento menos de combustible, lo que supone un ahorro de costes y la mejora de la competitividad de las explotaciones. En cuanto al beneficio socioeconómico, se ha demostrado que en las zonas concentradas se incorpora un 40 por ciento más de jóvenes y la inversión privada para modernizar es un 36 por ciento superior a zonas no concentradas.

 

Origen: La Junta cede terrenos a Noceda e Igüeña para activar la economía entre jóvenes y mujeres en el entorno rural

Saber más