ICCA

You are Here Home|ICCA

ICCA: áreas conservadas por comunidades locales

ICCA no son siglas, es una abreviatura usada para referirse a nivel internacional y de forma genérica a todos aquellos territorios y áreas conservadas por comunidades locales. Las tres principales características que define una ICCA son las siguientes:

  • Comunidad
  • El área o territorio tiene que tener una comunidad bien definida, con un claro vínculo a un territorio también bien definido.

    Ejemplos de estas comunidades pueden ser familias de vecinos (por ejemplo los titulares de un monte en mano común), cotitulares (por ejemplo las comunidades que gobiernan montes de socios), un gremio local (por ejemplo los miembros de una cofradía de marisqueo) o cualquier otro colectivo bien definido y con arraigo local que posea ese vínculo territorial (por ejemplo los miembros de una comunidad de regantes, o los asociados de la sociedad de caza de un pueblo). De esto se deduce que la comunidad no tiene que disponer necesariamente de título de propiedad sobre el área (de hecho no suele ocurrir), pero sí un claro vínculo con ese territorio (por ejemplo derechos de uso, sean éstos reconocidos por leyes escritas o regidos por usos y costumbres). En cuanto al territorio, lo habitual es que se solape con otras figuras como Parques Naturales, Reservas de Caza, otras ICCA, etc.

  • Gobernanza
  • Esta comunidad debe disponer de un sistema propio de gobernanza en funcionamiento, que articula la participación de la comunidad en la toma de decisiones sobre esa área o territorio.

    Ese sistema de gobernanza tiene que estar gobernado por la comunidad, no por otros agentes como empresas, agencias públicas u ONG. La clave aquí es la capacidad real de la comunidad en la toma directa y libre de decisiones, establecer reglas y hacerlas cumplir. Obviamente estos sistemas de gobernanza funcionan dentro de un marco legal y administrativo que debe actuar como garante del interés general a mayor escala, por lo que la capacidad de gobierno sobre el territorio no es nunca absoluta. Ejemplos de estos sistemas de gobernanza son las asambleas de comuneros, las cofradías de pesca, los concejos abiertos, las juntas de pastos, etc. Gran parte de estas instituciones son seculares y algunas han sido declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (como el Tribunal de las Aguas de la Vega de Valencia), mientras que otras son muy recientes, como las agrupaciones de marisqueo, que nacieron sobre los años 70.

  • Conservación
  • En una ICCA, el sistema de gobernanza y gestión que ejerce la comunidad sobre el territorio tiene como resultado la conservación de la naturaleza.

    Actualmente, el concepto de conservación de la naturaleza va mucho más allá de la mera protección de hábitats y especies, incluyendo también uso sostenible, por ejemplo en explotaciones madereras, pesca, agricultura, caza, etc. siempre que se realice con criterios de sostenibilidad. Otros ejemplos de conservación son la restauración de ecosistemas (por ejemplo recuperación de un área o territorio degradado por mala gestión, incendios, abandono, etc.) y otras actividades de contribuyan a mantener o mejorar el estado de conservación de un territorio, su biodiversidad y los servicios ecosistémicos que provee. De esto se deduce que el hecho de que un territorio sea ICCA o no, no depende tanto de sus valores naturales y su estado de conservación actual como de la influencia que está ejerciendo la gestión de la comunidad sobre los valores naturales de ese territorio.

    El Registro Internacional de ICCA

    El Registro Internacional de ICCA es una herramienta desarrollada para servir de apoyo y reconocimiento a aquellas comunidades con valores destacados en gobernanza y conservación de la naturaleza. El Registro Internacional de ICCA es una iniciativa de ONU Medio Ambiente en colaboración con el ICCA Consortium e iComunales.

    El Protocolo de Revisión por Pares del Registro Internacional de ICCA

    El Protocolo de Revisión por Pares del Registro Internacional de ICCA, es el sistema de evaluación de las candidaturas al Registro. El protocolo es un documento consensuado, en el que se describen los distintos pasos que cada comunidad debe dar para poder formar parte del Registro. Por ejemplo, el someterse a un proceso de revisión de la candidatura por parte de miembros anónimos (revisores) de otras comunidades similares que ya formen parte del Registro.